Archivo de la etiqueta: vida

Bajando al teatro-mundo

Dije que continuaría, de hecho me planteo esforzarme en hacer un seguimiento diario a esos 15 días que teóricamente se ha dado al Consell para tomar una decisión. Cada día hay nuevos artículos, cada vez más libres, descarados y sin tapujos como el de Rosa Olivares hoy. No voy a entrar en ellos pues ellos ya lo hacen muy bien.

El último dato es que van a nombrar un director provisional mientras preparan las bases, los criterios, el concurso, etc. Contando con el calendario electoral me parece que se alargará mucho más.

Me interesa más ver lo que pasa en otros niveles. Que el mundo de la cultura contemporánea es plural es algo desconocido por el simple hecho que lo que hasta ahora se ha visto es un formato de arte solidificado y compacto. Nada más alejado de la realidad.

Hay amplios debates e interrogaciones que están recorriendo el mundillo. Ya se sabe… se marcan puestos de cara a una diferenciación del grupo. Lo curioso es que de momento aquí estamos de fiesta, de celebración. Algo similar sucede en el Cabanyal. Las conversaciones giraron entorno a múltiples cuestiones pero una era fundamental:

¿Y ahora que?

Teatro de Marionetas La Estrella- Cabanyal

En el caso del Cabanyal parece que más allá del empecinamiento político del ayuntamiento la crisis ha terminado de rematar el proyecto de prolongación. Mientras tanto, el barrio es un decantador social extremo en donde un grupo importante de personas ligadas al movimiento okupa están poniendo en “solfa” a la Plataforma. Lo mismo podremos ver en los movimientos en torno al IVAM. La crítica es de matiz cada vez más extremo. Los okupas piensan que la Plataforma no está más que ocupada en defender sus propiedades privadas mientras les reclaman una mayor acción social. A la vez, consideran que la Plataforma es un agente gentrificador del barrio. La misma línea discursiva podríamos encontrar en numerosos matices, tanteos y concepciones en torno al IVAM.

Al final, todos y todas podemos estar cargados de razones pero no se esgrimen éstas para conseguir espacio de representación social sino para ocuparse realmente del tema. No se utiliza ni un barrio ni una institución como espacio cautivo para nuestros propios intereses pues (por mucho que utilicemos palabros que no entendemos como gentrificación) cuando se habla de calle, de barrio, de vecindad se habla de convivencia. Y la convivencia, el vivir en común, es un arte de todos los días, del poco a poco. Nada tiene que ver esto con la premura explícita de una exigencia en un proceso revolucionario más propio del siglo XIX. Al contrario, es el momento de ralentizar, saludar, encontrarse, contrastar, compartir ideas e iniciar una convivencia y desarrollo común que quedaron rotas en ambos espacios, el Cabanyal y el IVAM, hace 18 años.

Recomiendo para ampliación del tema el programa de Radio Klara En Construcción del pasado lunes. El debate se inicia a partir del minuto 35 del programa.

Anuncios

Tornado a La Vida. De la serie Textos Arrebatados

Pensar la forma de vida (de pensamiento, labor y obra) de Graham Bell es obligatoriamente pensar la complejidad y la intensidad. La escritura, en torno a sus múltiples intervenciones,  no puede ser lineal si quiere ser mínimamente fiel. Más cercana a la intersección brutal de mundos que a la mera compilación o loas clásicas en torno a la belleza, la práctica artística, etc.

La obra/labor/persona Graham va más allá de un mero proceso de acumulación, pues la supera por exceso. No es una serie que como un tren mostraría su coherencia sino más bien la infinita repetición de múltiples trenes desde una perspectiva en “bullet time”.

Graham es escocés, curiosamente, como el inventor del caleidoscopio (del griego kalós bella éidos imagen scopéo observar). Os recuerdo. Un tubo que contiene tres espejos con objetos en su fondo y al que se le da vueltas y sacude…para conseguir infinidad de imágenes irrepetibles. Uno de los juguetes más populares del mundo. Cada uno de esos tres espejos; la ecología, el género, la crítica del discurso normativo, transforman cabaritualizando, sanando y catalogando diversas capas culturales. Todas ellas son buenas pues ninguna está colocada en jerarquía. No hay prelación de fuentes, ni de planos sino un arrebato múltiple y salvaje.

Ver el cuerpo de Graham tendido cual Cristo muerto de Mantegna no nos hace lamentarnos. Pues antes hemos sido expulsados al exterior de nosotros mismos por la contemplación de un cuerpo enjuto, inerte y blanco con tacones, guantes de seda roja, bragas de encaje italiano y pechera ecocastrense.

grahammantegna3

Fotografía de Eva Máñez

Pronto resucitará con plumas rojas y diamantes para sacarnos de nuestra sorpresa: ampliándola. Ofreciéndonos una lección magistral de nueva Reciclopedia, Antitrenimiento e Histeria . Entre David Bowie de los 70′, cabaretera burlesca, ángel pasional y cantante de la copla nos invita a ser multitud y escuchar sus arengas contra todo: el heteropatriarcado, la normatividad, el machismo, el FMI, la democracia, …

arenga

Fotografía de Eva Máñez

Los Nuevos Mandamientos releídos como una ficción, como un juguete, entre cabaret popular, estética trans, espiritualidad transcultural, ecología sexy y canción popular. Un remix que aceptamos con la hilaridad inteligente del vodevil. Completamente superados.

Las fantásticas fotografías que ilustran este texto forman parte de un reportaje mucho más completo realizado por Eva Máñez. Podéis ampliar visiones en: www.fotoagenciavalencia.com

Ciudad Zombi

Night_off_the_Living_Dead Los zombies nos invaden desde hace algunos años en el comic, el cine,la televisión, etc. Estas prácticas culturales derivan de una estética gótica y anticonsumista. Su confirmación como práctica social crítica ha quedado pronto sepultada por una temprana cooptación realizada por la esfera mercantil a través, principalmente, del cine y las series de televisión.

No es un estudio amplio pero la historia de la “marchas zombies en ciudades” aunque es corta data de 2001. Exactamente la primera “Zombie Parade” fue convocada en la ciudad de Sacramento, California, el 19 de agosto de 2001. La infección zombie recorrió todo  Estados Unidos, expandiéndose por Inglaterra, Portugal, España, Brasil, América Latina, Noruega, Arabia Saudita, Japón y Sydney. Algunos ejemplos de ciudades son: MadridMéjico DF (su página de seguidores en facebook tiene  más de 150.000 personas), Caracas ha realizado una marcha como sátira social. Valencia tiene también la suya.

Son fenómenos de masas conectadas. Las derivas mentales más individualistas han hecho que ciertas personas, como en la  Guerra Fríalleguen a construirse refugios anti zombies en un acercamiento paranoico que normalmente separa la línea de la ficción de lo real. Líneas que parece nunca puedan tocarse aparecen unidas por el miedo. Muchos son los sociólogos que investigan nuestras sociedades siguiendo dos emociones : la angustia y el deseo. La versión zombi de la sociedad surge como encarnación del miedo, por sustracción del deseo. 

Así, cuando aplicamos las características de un zombie a nuestras estructuras institucionales y jerárquicas nos podemos llegar a sorprender de cuán grande es la proporción zombificada de la ciudad.

Un zombi es un ser no vivo. Está alejado y excluido de la vida, de sus ritmos, sus emociones, etc. Así, reproduce mecánicamente los signos primarios de un ser vivo, siendo un puro simulacro de vida. Anda, camina, se arrastra. Sus movimientos son torpes, entrecortados, faltos de fluidez. Ponen un pie delante del otro pero la mirada está perdida, falta de voluntad.

Un zombi es un cuerpo en movimiento. Su símil con la institución zombi es tan paralelo que aterra. Efectivamente, un museo “es por exclusión un alejamiento de la vida“. Será por aquello de la distancia crítica intelectual. No conoce de ritmos vitales ni de emociones pero continúa la producción del simulacro cultural. Aborda cada exposición con un ritmo establecido para su producción, por una guía de procesos pautados, como la reproducción infinita de lo mismo. Sin voluntad, sin emoción, sin interrogación ni investigación.

Sin rozarse con la vida sino comiéndosela. Ésta constituye la característica zombi principal: su supervivenciaEfectivamente, el museo zombie no dudará en comerse o cooptar cualquier iniciativa viva; destruyéndola o infectándola (única forma de reproducción). Con el paso de los años esa agresiva ingesta  e infección destrozarán el ecosistema de la vida cultural a su alrededor. Destrozará la diversidad, la pluralidad y toda cadena de valor cultural. No será un espacio en relación.

Relación que se genera gracias a la comunicación. Y esta es la tercera gran característica zombi con la que se puede distinguir entre la institución zombie y la que todavía no lo es (si quedan): el diálogoLos zombies gruñen al máximo, efectúan un nivel de comunicación muy primario. Las instituciones zombies emiten palabras que no esperan respuesta, emiten frases que quedan flotando entre sus paredes. No esperan respuesta. Solo dicen.

La cuarta característica de la zombificación es la cantidad. La reproducción por infección es básica para su supervivencia. Las instituciones zombies son nodos de muchos visitantes o caminantes. De ahí la confusión de la cantidad con el prestigio que muchas de ellas promulgan. Otras, las políticas, defenderán las mayorías como sello de supervivencia.

Aunque me haya centrado en los museos es interesante comprobar si la detección de estas características nos harían descubrir la zombificación de otros niveles oficiales. En resumen las características zombies son:

Movimiento mecánico, supervivencia por ingesta, reproducción por infección y no diálogo.

Los autores de la web serie Cabanyal-Z  ya lo han hecho, mezclando los procesos de gentrificación y resistencia, dando resultados más que interesantes para generar una matriz de valor y crítica diferente. Enhorabuena.

Tancament amb pany i forrellat

El próximo 21 de enero estaré en la presentación del libro “Un esforç més / Un esfuerzo más” del colectivo Espai en Blanc recientemente editado por Edicions BellaterraUN ESFORÇ MÉS / UN ESFUERZO MÁS

Un grupo de gente bastante heterogénea nos juntaremos a hablar, presentar y debatir junto a Marina Garcés su contenido y las posibles correlaciones con la situación valenciana. Más tarde, Joan Fontcuberta, iniciará una mesa de debate.

He estado leyendo el libro y pocos han sido los escritos que he pasado de largo pero más allá, Rafael Tormo, me ha pedido que escribiera una pequeña presentación o más bien reflexión para poner en común. Igual que los demás imagino que estoy en proceso de “amalgamado” que es el más creativo y el menos sólido. Mientras escribo estas líneas estoy en línea a través de las redes con bastante gente. Y porque hay mucha gente y muchos pensamientos pongo en común aquí los míos para ver si con algunas aportaciones de aquí, de allá y de acullá consigo algo más…adecuado.

Tancament amb pany i forrellat

El libro se prepara como respuesta al acto y estrategia política marcada desde el Govern de Catalunya y emerge en pleno fervor del independentismo catalán que como un paracaídas abraza, al menos teóricamente, a toda la sociedad catalana. Sin embargo, esta publicación surge de un contexto que viene de más lejos y de más profundo. Enraizado como está, a través del propio colectivo y sus orígenes, en el combate del pensamiento y en los movimientos ciudadanos.

Intento resaltar el hecho que un espacio tal esté apoyado en una línea de pensamiento que se activa y está en alerta ante lo real.

Llegada a este punto planteo mi posición y esta es la de resaltar como la política profesional ejercida desde el poder gubernamental utiliza un concepto político para cerrar las emergencias sociales que les podían poner en peligro.

Efectivamente, a poco que hayamos estado un pelín atentas a las numerosas organizaciones de personas que desde la heterogeneidad han estado intentando “abrir el melón” de nuestras formas de vida en común, justo en ese momento surge la palabra que lo envuelve todo o la puerta que se abre para algunos. Sin embargo, ese marco de puerta no responde al debate real. Este va mucho más allá y por ello considero que el tema del independentismo es un reenmarcado que a la superestrurctura le viene bien para evitar el debate de fondo. Aquel que pretende una crítica a las formas estatales y a las viejas formas de hacer política frente a otros planteamientos políticos que recorren nuestras sociedades, no solo la catalana.

En cuanto a esta cuestión entiendo que:

– En esta lucha “estatalista” queda claro que las consultas democráticas no existen o mejor no se le dan cabida. Comprobamos así todas las ciudadanas la pérdida (si alguna vez hubo tal posibilidad) de uno de los pilares fundamentales de la democracia: el disenso y la consulta.

– Que desde un punto de vista geopolítico esa “ruptura” es también un “yo me bajo de este barco” con respecto a las políticas represoras y retardatarias del gobierno marianista.

– También considero que no todos los apoyos al independentismo son homogéneos sino que existe un proyecto político más profundo que se mueve bajo el paraguas y que espera su oportunidad para emerger.

– Que volviendo a la sociedad sea ésta catalana o no, hay fuerzas políticas mucho más importantes que renovadas totalmente se están movilizando con visiones de organización política que superan ampliamente a las “estatalistas”. En ellas la lucha es por unas condiciones de vida digna. Por tener vidas que merezcan la pena ser vividas.

Estas serán mis aportaciones desde una mirada periférica, desde un territorio bastante distinto, pero que en el fondo mantiene en común con el anterior la corrupción de viejas formas organizativas y su lenta disolución.

Más bien, creo en la brisa corriendo en las calles y entre los cuerpos. Allí es donde están surgiendo miradas y palabras nuevas que deseo profundamente tengan la oportunidad de florecer: desbordando puertas y “propiedades” abandonadas.