Archivo de la etiqueta: pensamiento

Tancament amb pany i forrellat

El próximo 21 de enero estaré en la presentación del libro “Un esforç més / Un esfuerzo más” del colectivo Espai en Blanc recientemente editado por Edicions BellaterraUN ESFORÇ MÉS / UN ESFUERZO MÁS

Un grupo de gente bastante heterogénea nos juntaremos a hablar, presentar y debatir junto a Marina Garcés su contenido y las posibles correlaciones con la situación valenciana. Más tarde, Joan Fontcuberta, iniciará una mesa de debate.

He estado leyendo el libro y pocos han sido los escritos que he pasado de largo pero más allá, Rafael Tormo, me ha pedido que escribiera una pequeña presentación o más bien reflexión para poner en común. Igual que los demás imagino que estoy en proceso de “amalgamado” que es el más creativo y el menos sólido. Mientras escribo estas líneas estoy en línea a través de las redes con bastante gente. Y porque hay mucha gente y muchos pensamientos pongo en común aquí los míos para ver si con algunas aportaciones de aquí, de allá y de acullá consigo algo más…adecuado.

Tancament amb pany i forrellat

El libro se prepara como respuesta al acto y estrategia política marcada desde el Govern de Catalunya y emerge en pleno fervor del independentismo catalán que como un paracaídas abraza, al menos teóricamente, a toda la sociedad catalana. Sin embargo, esta publicación surge de un contexto que viene de más lejos y de más profundo. Enraizado como está, a través del propio colectivo y sus orígenes, en el combate del pensamiento y en los movimientos ciudadanos.

Intento resaltar el hecho que un espacio tal esté apoyado en una línea de pensamiento que se activa y está en alerta ante lo real.

Llegada a este punto planteo mi posición y esta es la de resaltar como la política profesional ejercida desde el poder gubernamental utiliza un concepto político para cerrar las emergencias sociales que les podían poner en peligro.

Efectivamente, a poco que hayamos estado un pelín atentas a las numerosas organizaciones de personas que desde la heterogeneidad han estado intentando “abrir el melón” de nuestras formas de vida en común, justo en ese momento surge la palabra que lo envuelve todo o la puerta que se abre para algunos. Sin embargo, ese marco de puerta no responde al debate real. Este va mucho más allá y por ello considero que el tema del independentismo es un reenmarcado que a la superestrurctura le viene bien para evitar el debate de fondo. Aquel que pretende una crítica a las formas estatales y a las viejas formas de hacer política frente a otros planteamientos políticos que recorren nuestras sociedades, no solo la catalana.

En cuanto a esta cuestión entiendo que:

– En esta lucha “estatalista” queda claro que las consultas democráticas no existen o mejor no se le dan cabida. Comprobamos así todas las ciudadanas la pérdida (si alguna vez hubo tal posibilidad) de uno de los pilares fundamentales de la democracia: el disenso y la consulta.

– Que desde un punto de vista geopolítico esa “ruptura” es también un “yo me bajo de este barco” con respecto a las políticas represoras y retardatarias del gobierno marianista.

– También considero que no todos los apoyos al independentismo son homogéneos sino que existe un proyecto político más profundo que se mueve bajo el paraguas y que espera su oportunidad para emerger.

– Que volviendo a la sociedad sea ésta catalana o no, hay fuerzas políticas mucho más importantes que renovadas totalmente se están movilizando con visiones de organización política que superan ampliamente a las “estatalistas”. En ellas la lucha es por unas condiciones de vida digna. Por tener vidas que merezcan la pena ser vividas.

Estas serán mis aportaciones desde una mirada periférica, desde un territorio bastante distinto, pero que en el fondo mantiene en común con el anterior la corrupción de viejas formas organizativas y su lenta disolución.

Más bien, creo en la brisa corriendo en las calles y entre los cuerpos. Allí es donde están surgiendo miradas y palabras nuevas que deseo profundamente tengan la oportunidad de florecer: desbordando puertas y “propiedades” abandonadas.

Anuncios