Archivo de la etiqueta: desarrollo

Ciudad II- Tiene capas

Para tu información, una ciudad es más compleja de lo que la gente cree. Una ciudad es como una cebolla. Las ciudades, ¡tienen capas!

Este blog tiene un subtitulo rimbombante que ofrece una idea de mi acercamiento a numerosos objetos de estudio: las capas. No es solo Shreck quien hace alusión a esta metáfora. Algún  que otro pensador actual también la utiliza pero ya lo citaré más adelante.

Acercarse a la ciudad, a su experiencia, no puede ser nunca superficial. No puede serlo porque es una realidad-nodo: un concepto-imán. Muchas realidades, como Hamburgo o Gamonal, están sucediendo en las ciudades. Por precisar, Hamburgo, surgió en torno a la defensa de un Centro Cultural Autogestionado, el Rote Flora, que las autoridades querían desmantelar. Gamonal surgió por la lógica aplastante del día a día y del sentido común de una población que sabía perfectamente de los planes especuladores y privatizadores del espacio público.   Las ciudades están surgiendo como una realidad política diferente, como una calle o un barrio que sirve más como activador de una nueva forma territorial fuerte, de nuevo cuño. En las calles, cuerpos-ciudadanos empoderados, están exigiendo voz en la gestión de los asuntos que a ellos les afectan. Y esta afección se alimenta por una lato nivel de información compartida y un alto nivel de conectividad en redes igualmente complejas. Es así como la ciudad, y en especial, los barrios están resultando ser los altavoces de un cambio cultural brutal.

Volviendo a Richard Florida una de sus ciudades de estudio fue Miami (atención a la imagen de fondo utilizada en este link). También es la ciudad donde han sido invitados durante años políticos y asesores ávidos de copiar el “éxito” creativo de aquella ciudad.

Richard Florida impulsó ciertos conceptos como el de “clase creativa” asociado a diferentes índices como el índice bohemio”, el “índice gay” o el “índice de diversidad”. Su teoría sería que cuanta mayor concentración hubiera en un barrio o ciudad de estos índices mayor serían el desarrollo económico de esa zona. Plantea igualmente la inducción de este modelo como motor de regeneración urbana y , por tanto, de desarrollo económico.

Pero, en el fondo, lo que Florida busca son modelos de vida no hegemónicos. Y es curioso que ahora que nuestras sociedades están siendo rediseñadas, a fuerza de recortes, necesiten urgentemente impulsar aquello que han estado reprimiendo. Porque cuando se habla de diversidad y diferencia significa forzosamente un análisis crítico que en muchas ocasiones los “expertos” no estarán dispuestos a aceptar. Esa energía creativa no está considerada en su conjunto y en toda su pluralidad. Tan solo se selecciona aquello que puede entrar a cumplir el objetivo de “desarrollo económico” preestablecido.  Cuál sea este dependerá del tono final que se le quiera dar: amarillo (si bajamos salarios para innovar y ser competitivos a escala mundial), verde (si planteamos una visión ecológica de la ciudad) o quizás gris (-no existe pero me lo invento- si lo que queremos es acentuar los planteamientos tecnológicos). En cualquiera de estos casos y algunos más, imagino, no estaremos haciendo algo fundamental: observar nuestro tejido creativo sin a priorismos.

Anuncios

Ciudad – I

Vivo en Valencia, una ciudad que es como otra cualquiera en el Levante español. No voy a describir aquí la ciudad que padezco sino aquellas ciudades que parecen estar preparándose, proponiéndose en diferentes ámbitos en estos momentos.

Ocurre con las ciudades como con los sueños: todo lo imaginable puede ser soñado pero hasta el sueño más inesperado es un acertijo que esconde un deseo, o bien su inversa, un miedo. Las ciudades, como los sueños, están construidas de deseos y de miedos, aunque el hilo de su discurso sea secreto, sus reglas absurdas, sus perspectivas engañosas, y toda cosa esconda otra.

Italo Calvino, Las Ciudades Invisibles (1972)

Hace ya unos meses que me llegan dos fuentes de información referidas a las ciudades. Me ocupo en este post de explicar el recorrido y plantear las enormes diferencias.

1.- La primera referencia es el libro  Ciudades Creativas de Richard Florida. Este libro fue editado por primera vez en inglés en 2008 y un año más tarde en castellano. El contenido no está liberado en internet, síntoma éste muy significativo, aunque adjunto una pequeña reseña y una entrevista corta.

No puedo evitarlo: ¿No parece un personaje de Mad men? Curioso ¿no?

Antes que este libro fuera tomado en cuenta la influencia de Richard Florida surgió a partir de 2002 con la fuerza de las empresas punto.com y se acrecentó con el ascenso de las redes sociales. Aunque tengo que señalar que este tipo de fuente me llega más ligada a ámbitos de la administración o políticos.

2.- La Comisión Europea ha ido interesándose por estas cuestiones. Sobre todo en lo que inicialmente se llamó Industria Cultural y que fue poco a poco deslizándose hacia la auto-denominación actual de la Industria Cultural y Creativa (téngase en cuenta aquí al cine, los videojuegos, etc). Es por ello que todos los presupuestos europeos dedicados a cultura para el Horizonte 2020 tienen un nuevo programa de actuación llamado Europa Creativa. Pero esto solo tiene que ver con “lo creativo” , no con la ciudad.

Últimamente, observo con cierto desasosiego que en mi ciudad, Valencia, se están utilizando cada vez más las referencias y tesis de Richard Florida. Algunas personas dedicadas a la gestión cultural e involucradas en otras esferas lo han tomado como un libro de cabecera; como la solución a un proyecto de futuro. Ante esto me planteo la siguiente pregunta:

Si tenemos en cuenta que ésta es la obra madura de alguien cuyo pensamiento surge con la influencia de las punto.com estaríamos hablando de al menos 12 años de diferencia y precisamente aquellos en los que estamos atravesando una crisis tan profunda. Así, ¿como se puede tomar como guía esta referencia?

Ya que ni la historia, ni el desarrollo, ni el contexto social y económico de nuestras ciudades es para nada semejante. Mi desasosiego es más punzante cuando observo que seguimos practicando el “paracaidismo” intelectual: con verticalidad, negación del contexto y alevosía en la responsabilidad pública. Muchos han sido los males que la “burbuja inmobiliaria” ha traído consigo y entre ellos resaltaré aquí una “burbuja intelectual y cultural” que ha generado un ecosistema con falta de aire fresco, con mecanismos oxidados y con un aislamiento contemporáneo crónico.

Por otro lado, este libro tiene algo que a los economistas puede encantar como una serie de “indicadores” de innovación y creatividad. Una muestra de estas investigaciones la podemos encontrar en algunos trabajos de Pau Rausell. Entiendo que la condensación de los barrios creativos puede originar un mayor intercambio y desarrollo en las industrias culturales o más sencillo: “el roce hace el cariño”.

Sin embargo, esos mismos indicadores lo son también de otras cuestiones. Algunos intelectuales, principalmente politólogos y sociólogos,  han estructurado una clara controversia frente a las ideas de Richard Florida demostrando que con los mismos números conseguían resultados diferentes o planteando que las condiciones del estudio ya no existen.

Pero quizás aquello más significativo en ambos casos es que el propio autor está poniendo en duda sus tesis en algún artículo. Desde aquí agradezco el acceso a dicha información a Jaron Rowan y Jordi Oliveras en sendos artículos escritos para la revista Nativa.